Noviazgo cristiano: ¡Los 10 mandamientos para triunfar en el amor!

Nunca tivemos nada.Já tivemos algo.Ele é meu namorado.Ele é meu noivo.Ele é meu marido.Ele é meu ex.Continuar.

Seducción


Muchas son las dudas que surgen entre los jóvenes cuando se trata de iniciar una relación amorosa cristiana. ¿Qué es lo correcto en un noviazgo cristiano ? ¿Qué no puedes hacer con tu pareja? ¿Qué está permitido y qué está condenado ante los ojos de Dios? Si te has hecho alguna de estas preguntas, te conviene seguir leyendo y descubrir en este artículo sus respuestas.

Si eres joven (o incluso no siéndolo tanto) y el amor ha tocado a tu puerta, si sientes algo especial por ese chico que tanto te gusta, si él y tú quieren iniciar una relación cristiana o ya están en una, ¡hay algunos puntos que no deberías dejar pasar de largo antes de continuar involucrándote con esa persona!

Debes siempre estar preparada para no hacer las cosas mal, para no fracasar, para no llegar a una ruptura si puede evitarse, y sobre todo, ¡para no ir contra la palabra de Dios!

Sé que parece difícil, pero no te desanimes, si ya has llegado hasta aquí has dado un paso importantísimo. Has decidido informarte y aclarar tus dudas: ¡bien por ti!

Ahora sigue adelante con esta lectura y pon en práctica estos 10 consejos o mandamientos ¡para ayudarte a tener un noviazgo cristiano perfecto!

Noviazgo cristiano

PRIMER MANDAMIENTO DEL NOVIAZGO CRISTIANO: COMPARTIR LA FE

Si tu deseo es iniciar un noviazgo cristiano, pues lo primero es que ambos compartan la misma fe. Si esto no ocurre así, será imposible lograrlo.

Tu chico y tú deben tener las mismas creencias religiosas, de esta manera ambos querrán obrar bajo la palabra de Dios y seguirán sus pasos.

La Biblia ya hace mención en múltiples oportunidades a lo importante de esto, y no voy aquí a repetírtelas, lo que sí quiero que tengas claro es la importancia de que tú y tu pareja (o posible pareja) decidan vivir en la coherencia de la misma fe.

Si esto no ocurre, los desencuentros, las peleas y las desavenencias vendrán sin dudas, además, ¿de qué manera van a vivir un noviazgo cristiano si ambos no lo son?

También puedes consultar más sobre el amor cristiano para que puedas entenderlo un poco más.

SEGUNDO MANDAMIENTO: AMAR A DIOS MÁS QUE A TU PAREJA

Para que veas lo importante del punto anterior, debes tener en cuenta ahora este; será imposible que tu chico lo comprenda si no es cristiano.

En un noviazgo cristiano no son dos los miembros de la unión. No, en tu relación tú y tu chico estarán siempre guiados, acompañados y amados por Dios.

Por ello, ustedes también lo amarán, ¡incluso más que el uno al otro!

El amor a Dios y su fe serán siempre más fuertes que el amor que se tengan ambos, esta será la única manera de que sigan un camino sin pecados, de la mano de la palabra del Señor.

Cómo tener un noviazgo cristiano

TERCER MANDAMIENTO: NO APRESURARSE

Les conviene a  ambos hacer las cosas bien, así que ¿por qué la prisa?

Si hay un chico que te gusta, si quieres tener una relación de pareja seria y estable con él, si tu deseo es compartir toda tu vida a su lado, ¡pues eso está muy bien!

¿Dónde está el fallo? Cuando dos personas descubren que se gustan, también quieren pasar la mayor parte del tiempo juntos y aunque eso no es malo, nadie ha dicho que tengan que pasar ese tiempo ya siendo pareja.

Mi recomendación personal, que deberías seguir al pie de la letra cual si fuera un mandamiento de veras: no te apresures nunca con un chico. ¿Has pensado en que podrían ser solo amigos?

Imagínate en esta situación:

Un chico especial te atrae, se conocen hace algún tiempo y frecuentan los mismos lugares, además ambos se atraen. Empiezan a relacionarse y él se decide a dar el primer paso y pedirte que seas su novia. ¡Es todo lo que estabas deseando! ¡Es lo que quieres tú también y que esperabas que él te pidiera!

Eso no está mal, pero ¿qué tal si pruebas a decirle que deben esperar un poco más? ¿Por qué no conocerse un tiempo como amigos, como personas libres e independientes, antes de formalizar un noviazgo?

Esto es posible si ya son novios. Pero si aún no lo son, ¿cómo lograrlo? pueden ir muy despacio, conociéndose, investigando cómo es el otro; a fin de cuentas nunca debes olvidar que se trata de un hombre con el que probablemente pasarás el resto de tus días ¡y eso es mucho tiempo!

Así que lo mejor será que se conozcan bien para que después no te arrepientas, para que luego no creas que ese noviazgo ha sido una mala decisión.

CUARTO MANDAMIENTO: RESPETO MUTUO

Parte de ese conocimiento entre ambos del que te hablaba antes, conlleva saber cuáles son sus actitudes frente a determinadas circunstancias.

No importa si ya son novios o si están pensando en serlo, siempre debes tener presente que un verdadero noviazgo cristiano se basa en el respeto mutuo hacia el otro.

Si sabes que debes amar al prójimo como a ti misma, nunca excluirás de esto a ese chico.

Los gritos, los insultos, las peleas ofensivas ¡nada de eso es respetarse! El maltrato, la sujeción, la presión y las amenazas ¡todo eso está mal! Ninguna de esas manifestaciones de ira y odio deben estar presentes en ninguna relación amorosa y mucho menos en una cristiana.

Parte siempre del respeto hacia ti misma, dándote el valor que tienes realmente, demostrando tus virtudes y cualidades sin vanagloriarte de ellas; de esta manera podrás respetar a tu pareja y hacer que él te respete a ti.

Y por esto mismo ambos serán respetados ante la sociedad, los familiares y futuros hijos como una pareja cristiana digna de admirar,

además te invito a leer cómo tener una relación cristiana exitosa y también cómo enamorar a mi novio cada día, para que mejores o empieces muy bien tu noviazgo cristiano.

Cómo tener un noviazgo cristiano

QUINTO MANDAMIENTO: RESPETO HACIA TUS MAYORES

Por supuesto, nunca debes dejar de lado a tus mayores, ya que el respeto a tu familia es crucial en cualquier relación cristiana.

Aunque parezca que se trata solo de ustedes dos, es un error pensar así. Tus padres o tutores te han preparado para la vida y te han educado todos estos años, no debes olvidar que es gracias a ellos que has llegado hasta este punto, así mismo pasa con tus suegros, ya que son ellos quienes han hecho del chico que amas lo que es en la actualidad.

Todo esto significa que aunque estés en camino a comenzar tu propia familia, a iniciar un matrimonio donde ambos serán responsables de cada uno y de los hijos que vendrán, aunque sientas que estás creciendo y que ya eres mayor para tomar tus propias decisiones, ¡nunca puedes irrespetar a tus mayores!

Ellos tienen más conocimiento y experiencia de la vida que tú, y a ellos podrás pedirle consejo siempre que necesites ayuda. La mayoría ya habrá pasado por un noviazgo cristiano e incluso un matrimonio, y es a ellos a quienes puedes pedir recomendaciones para que todo en el tuyo marche de la manera correcta.

SEXTO MANDAMIENTO: INTIMIDAD CONTROLADA

La intimidad es algo natural en las parejas de novios, por lo tanto, no voy a decirte aquí que es malo que estés sola con tu pareja, ya que esto no tiene porqué ser necesariamente malo.

Hay quienes plantean que siempre debe haber una tercera persona mientras están solos en determinado espacio en la casa o en los paseos que des con tu chico, ¡nada más alejado de la realidad!

Aunque es cierto que las visitas a tu casa o a la de él deben ser en horarios apropiados, nada impide que estén sentados conversando en la sala de estar sin que alguien los esté vigilando.

También pueden ir de paseo solos, caminar por un parque, tomar un helado, ir al cine ¡todo eso y más pueden hacerlo también en un noviazgo cristiano!

Si ambos se respetan y se dan a respetar, no hay por qué temer a la intimidad o a la falta de vigilancia por parte de los mayores (si son muy jóvenes).

Tú y tu chico necesitan su espacio privado para poder hablar de sus cosas, de los planes que tengan en común, para poder decirse cuánto se aman o cuánto se atraen, sin apenarse porque alguien que no sea el otro los pueda oír, para que puedan mirarse a los ojos y tomarse de las manos y creer que la vida es hermosa si se tienen el uno al otro.

Si saben controlar sus impulsos y respetar la palabra de Dios, ¡no habrá miedo de quedarse solos!

Noviazgo cristiano sano

SÉPTIMO MANDAMIENTO: NO PASARSE DE LOS LÍMITES

Por supuesto, el punto anterior está estrechamente ligado con este y aunque las caricias están permitidas en un noviazgo cristiano, ¡cuidado con los límites!

Como mujer, nunca debes dar lugar a que tu chico caiga en tentación. Si por el contrario es él quien te presiona y te provoca, debes pedirle que se detenga y alejarte. Si reacciona de mala manera y no te entiende, quizás deberías sentarte a analizar la relación.

Lo que está reservado para el matrimonio y para los esposos, después de que su unión sea bendecida frente a los ojos de Dios, así debe quedarse.

Los besos y las caricias deben ser moderadas, ¡nada de excesos! Cuando se es joven y cuando se ama a alguien la tentación siempre está cerca ¡pero hay que saber dominarla!

OCTAVO MANDAMIENTO: RESERVARSE PARA EL MATRIMONIO

Este mandamiento está muy relacionado con el anterior, sin embargo, no significa que no puedan besarse, abrazarse y tomarse de la mano. Las caricias, como en cualquier pareja, son bienvenidas y necesarias; la demostración física de afecto es también parte de un noviazgo cristiano, pero todo con medida.

Nada de besos excesivamente largos o profundos como el llamado “beso francés”. Nada de acariciar o frotar los genitales de tu chico o que él te lo haga a ti. Nada de ningún tipo de acercamiento sexual.

Los besos y caricias no deben incitar nunca al otro a una relación sexual de ningún tipo, aunque esto no quiere decir que entre ambos no exista esta sexualidad compartida y pura.

Hay muchas cosas que pueden disfrutar juntos sin llegar a tener relaciones de tipo sexual antes de casarse. Si sabes esperar, y hacer que tu chico te espere, verás que vale la pena la confianza y entendimiento que tendrán entre sí.

Después, cuando llegue el matrimonio, todo será más positivo. ¿Por qué sucederá esto? Porque habrán sabido dominar al demonio de la lujuria que los tienta a pecar, y su amor estará más allá de los placeres de la carne ¡por eso será más fuerte y duradero!

NOVENO MANDAMIENTO: LLEGAR AL MATRIMONIO

No voy a mentirte, además ya debes haberlo visto más de una vez a tu alrededor: no todas las relaciones de pareja cristianas llegan al matrimonio. Algunas se quedan en el camino y las dos personas que parecían perfectas el uno para el otro terminan separadas.

¿Por qué ocurre esto? En la mayoría de las ocasiones, las cosas empiezan mal desde el inicio, debido a que a veces los miembros de la pareja no toman en cuenta aspectos como estos mandamientos que te acabo de presentar. Por supuesto, todo esto conlleva a la ruptura ¡y créeme que es lo mejor si todo va mal!

Ante todo, la finalidad de un buen noviazgo cristiano debe ser siempre el matrimonio. No se trata de que veas al chico y ya quieras casarte con él (aunque a veces sucede así), como te decía, antes hay que darse tiempo para ser, primero, amigos.

Conocerse, aceptarse, respetarse: son principios básicos. Ahora, si ya han decidido formalizar un noviazgo cristiano, pues su finalidad debe ser casarse.

Tú y tu pareja deben tener como objetivo en común llegar al matrimonio, compartir toda una vida juntos dentro de los preceptos de Dios.

Deben querer crear una familia de amor y paz que comenzará con su unión bendecida por Dios y sus seres queridos frente al altar.

Pero todo esto implica una gran responsabilidad, para él y para ti. Por eso deben estar seguros del paso que quieren dar, pues será uno de los más importantes en sus vidas.

Cómo cuidar un noviazgo cristiano

DÉCIMO MANDAMIENTO: LA FINALIDAD ES HACER FELIZ A TU CÓNYUGE

Y como si una cosa estuviera ligada a la otra: tu fin debe ser siempre hacer feliz a tu futuro cónyuge.

Uno y otro deben buscar y posibilitar que la persona que está a su lado sea feliz.

¿Cómo lograr esto? Pues debería ser algo muy sencillo para ti si amas a ese chico que es tu pareja. No obstante, aquí te van algunos tips que pueden ayudarte:

  • Respeta a tu pareja.
  • Trátalo con cariño.
  • No lo menosprecies.
  • Ten siempre en cuenta su opinión.
  • No lo ignores.
  • Escúchalo.
  • Habla con él.
  • Guíalo por el camino del amor y la fe.
  • Compartan cosas juntos.
  • Cuenta con él en las decisiones que tomes.
  • Apóyalo cuando te necesite.
  • Muéstrale que puede confiar en ti.
  • Confía tú en él.
  • Respeta y quiere a su familia.
  • No lo insultes.
  • No lo maltrates.
  • No le grites.
  • Comprende sus problemas.
  • Ayúdalo siempre que puedas.
  • Sé dócil, pero no totalmente dominable.
  • Demuéstrale que estás ahí para él y que puede contar contigo.
  • Sé su amiga, su compañera.
  • No pelees sin razón, y aun cuando la tengas evita las peleas.
  • Enséñalo a conversar y a entenderse.
  • Demuéstrale que estás orgullosa de él.
  • Hazle sentir que te sientes feliz de que él te represente.
  • Acepta sus defectos y aplaude sus virtudes.
  • No intentes cambiarlo aunque algo de él no te guste.
  • No quieras que renuncie a sus principios, si está equivocado hazle ver cuál es la manera correcta pero no se la impongas.
  • Ámalo y hazle saber lo que sientes.

Bueno, ya tienes los consejos fundamentales para poder triunfar y no cometer errores en tu noviazgo cristiano.

Recuerda que ante todo lo más importante es que se amen uno al otro, pero también que se respeten y se acepten como son. Nunca debes tratar de dominar al otro, nunca debes querer que sea como tú quieres.

Todas las personas somos diferentes y es en esa diferencia que radica nuestra belleza interior.

Si te interesa investigar sobre temáticas afines que pueden ayudarte a llevar una mejor relación, puedes revisar el artículo Comunicación sana en pareja ¡4 consejos efectivos! que te enseñará a no fallar a la hora de hablar con tu chico y tener un noviazgo cristiano basado en la confianza mutua.

Además, para que descubras cuán interesado está en ti ese chico, y antes de decidir seguir adelante con la relación, no dejes de ver la Calculadora de Interés Amoroso que te dirá con certeza cómo se siente él contigo.

Noviazgo cristiano feliz

Ahora sí, solo te queda poner en práctica estos consejos que te he dejado, ojalá te sirvan para que construyas una relación basada en el respeto, la confianza y el amor de cada uno hacia el otro y hacia Dios.

Recuerda siempre que el mejor noviazgo cristiano es aquel en el que cada uno es libre para demostrar su personalidad, y a la vez vivir en coherencia con su fe y su devoción a Dios sin sentirse juzgado por el otro y sin caer en pecado u ofender la palabra divina.

¡Así es que anímate a tener un feliz noviazgo cristiano!