Terapia de pareja: Cómo prepararte para la ayuda de un profesional

Nunca tivemos nada.Já tivemos algo.Ele é meu namorado.Ele é meu noivo.Ele é meu marido.Ele é meu ex.Continuar.

Seducción


Si tu relación está pasando por momentos difíciles, quizá la idea de asistir a terapia de pareja haya cruzado por la mente de alguno de los dos. En ciertos casos, trabajar en uno mismo y asesorarse de la forma correcta crea los cambios suficientes para mejorar los conflictos en pareja.

Pero, el trabajo conjunto, donde intervengan ambos, abre otras opciones para superar los problemas, consolidando una dinámica de pareja más sana y fuerte.

Para sacarle el mayor provecho a la terapia de pareja, te compartiré los puntos más importantes a seguir: ir con motivación, con el problema definido, con el profesional adecuado y entendiendo un poco cómo funciona la terapia de pareja.

Buscando la motivación

Terapia de pareja: encontrando la motivación

Algo común, al momento de buscar ayuda para la pareja, es que una de las dos partes no esté muy convencida.

Después de todo, la idea de acudir a una persona desconocida, abrirse a comentar cosas personales, admitir errores, hacer frente a los conflictos, no pinta una experiencia precisamente encantadora.

La clave está en encontrar una gran motivación:

  • Piensen en los beneficios de trabajar en pareja:
    ¿Se sentirán más unidos?, ¿disfrutarán más la relación que tienen?, ¿estarán en un ambiente más cómodo? Tomense el tiempo de pensar en los beneficios que les traerá trabajar juntos para mejorar su situación.
  • Mentalizando los posibles cambios:
    ¿Qué cambios les gustaría ver en la relación? ¿Qué cambios les gustaría ver con su pareja? Imagínense en un escenario con todos esos cambios, ¿cómo les haría sentir?
  • En búsqueda de la felicidad juntos:
    ¿Cómo se sentirían viendo a su pareja feliz? ¿Les gustaría compartir la felicidad juntos?

Tan solo con pensar en los anteriores puntos, se puede colocar la balanza a favor de la terapia de pareja. Imaginarse en la situación deseada, es una forma excelente para motivarse y buscar los recursos necesarios para llegar a dicha situación.

En caso de que haya un problema que les impida tener el tipo de relación que anhelan, el siguiente punto es muy esencial al momento de considerar la terapia de pareja.

¿Cuál es el problema?

Terapia de pareja: hablando de los problemas

Es probable que cada uno tenga una visión diferente de cuáles son los conflictos que existen en la relación.

Algunas cosas que tu pareja considere problemáticas no lo serán para ti, así como ciertas cosas importantes a resolver para ti, quizá sean algo que tu pareja no vea de la misma forma.

Es importante tomar en cuenta la perspectiva de ambos. Ningún problema debe quedar fuera por el simple hecho de que la otra persona piense que no lo es, o porque tú pienses que es mejor no tratarlo.

Reflexionen sobre lo siguiente:

  • ¿Qué es lo difícil?
    Intenten identificar que se siente difícil: escuchar o expresarse con la pareja, pasar tiempo juntos, disfrutar de su sexualidad, lidiar con cosas externas a la relación.
  • ¿Qué es lo más importante por hablar?
    Es muy útil organizar todo lo que han identificado por su cuenta en una escala. Siendo 1 lo que se debe hablar primero y 10 lo último; asignarle a cada dificultad un número.

Encontrando al coach o terapeuta de pareja adecuado

En la mayoría de los casos, un coach o psicólogo de pareja tendrá los conocimientos y capacitación necesarios para ayudarles con las problemáticas que tengan en la relación.

En otros casos muy específicos, encontrar a aquel profesional que pueda orientarlos de la mejor forma dependerá del conflicto que deseen resolver.

Para dichos casos, al identificar cuáles son las situaciones difíciles y conflictos que ambos sienten que deben resolver, podrán comenzar a buscar al coach o terapeuta adecuado. Puede ser alguien especializado en trabajar con matrimonios reconstituidos, parejas en proceso de divorcio, dificultades y otras situaciones del ámbito sexual, terapia de pareja y familiar, etc.

Al asistir a terapia de pareja es muy importante que entiendan cuál es la preparación de ese profesional y qué acredita tal capacitación; solo así se sentirán seguros de recibir una orientación de calidad. Pregúntense siempre lo siguiente:

  • ¿Dónde recibió su capacitación profesional?
  • ¿Qué instituciones acreditan esa capacitación?
  • ¿Qué experiencia tiene trabajando en su área?

Entendiendo la terapia como un proceso

Hay muchas expectativas acerca de cómo funciona la terapia; si el terapeuta simplemente escucha y nos dice justamente qué hacer y decir para solucionarlo todo, o que todo se arregla, de la noche a la mañana, tan solo tras una sesión.

Todas estas ideas están muy lejos de la realidad.

La terapia es un proceso; esto significa que hay una secuencia para lograr el objetivo que se desea lograr.

Los conflictos no se solucionan de forma instantánea, requiere de una buena colaboración conjunta tanto de parte de la pareja como del terapeuta.

Entender esto, les permitirá apreciar los pequeños cambios que los encaminarán en la dirección correcta. La desesperación quedará fuera gracias a eso y, mientras tanto, se crea el ambiente adecuado donde sucederán los grandes cambios que les permitirá avanzar como pareja.

Celebrando los pequeños triunfos:

Terapia de pareja para mejorar tu relación

Comenzarán a notar que antes discutían mínimo 4 veces al día, y ahora solo 3. O, que no podían parar un momento juntos en todo el día salvo para dormir, pero ahora han podido compartir 10 minutos de tiempo de calidad; e incluso,
que el deseo que se había ido no ha regresado del todo, sin embargo, han vuelto los abrazos sorpresa ocasionales y otras muestras de afecto físico.

Disfrutar y celebrar esos pequeños cambios positivos es darle valor a su propio esfuerzo, permitiendo aumentar la motivación para trabajar por los cambios más grandes.

Los triunfos, pequeños o grandes, deben celebrarse.

Buscando pensar en un “nosotros”:

Celebrando los pequeños triunfos que ambos han logrado, se fortalecerá la sensación de unión y pertenencia. Se convertirán en un equipo trabajando por conseguir una meta en común.

Esto también ayuda a evitar caer en el ciclo de buscar siempre un culpable, para enfocarse en hallar soluciones y seguir con esa buena racha de cambios positivos.

Saliendo de la zona de confort:

En algunas situaciones, tendrán que ceder a cambiar por la relación, así alguno de los dos no se sienta del todo cómodo.

La idea es que intenten cosas nuevas y experimenten nuevos ambientes; seguro será difícil al principio, pero deben recordar que si no se cambian las acciones, es imposible esperar cambiar los resultados.

Terapia de pareja: ¡el momento es ahora!

Ahora que sabes cómo prepararte para sacar el máximo provecho de la terapia de pareja, ¿qué esperas para dar el primer paso?

¡Tener una relación plena es posible y está tan cerca como ambos se lo propongan!