6 cosas que perjudican tu relación y que tal vez ignoras en el 2019

Nunca tivemos nada.Já tivemos algo.Ele é meu namorado.Ele é meu noivo.Ele é meu marido.Ele é meu ex.Continuar.

Seducción


¿Conoces cuáles son las cosas que perjudican tu relación?

Si estás en pareja y tienes un sentimiento muy fuerte por ese chico que está a tu lado, seguro querrás hacer lo imposible por que todo esté bien entre los dos y perdure ese amor.

Pero, ¿tienes alguna idea de cómo lograr tener una relación de calidad?, ¡sigue leyendo y descúbrelo aquí!

No importa si es un noviazgo reciente o si llevan muchos años juntos, hay cosas que destruyen tu relación si no sabes cómo evitarlas o no se te ocurre cómo solucionar los problemas a tiempo y que son universales en cualquier pareja.

Pero no te preocupes, no te sientas desamparada en este sentido, yo voy a darte unos tips geniales que van a ayudarte a tener la relación de pareja perfecta, ¡no los pierdas de vista!

  1. Cosas que perjudican tu relación: intensidad y frecuencia de las peleas

4. Situaciones que dañan tus relaciones afectivas

Todas las parejas, todas sin excepción, pelean y discuten durante la relación.

Así que nunca pienses que pelear con tu chico es malo o negativo.

Una “peleílla” de vez en cuando puede hacer saltar chispas y avivar las cosas entre los dos.

Por lo tanto, peleas habrá sin que puedas evitarlo.

Lo importante es que puedas regular el grado o intensidad de estas discusiones.

Además, por cualquier motivo o causa no es bueno que lleguen a pelear demasiado fuerte.

Sé, por experiencia propia, que al comenzar una relación, sobre todo cuando estás en la fase inicial de la convivencia bajo el mismo techo, se puede discutir sobre absolutamente cualquier cosa.

En esta etapa puede detonar una pelea desde la manera de hacer la cama hasta el modo en que cortas la cebolla.

Recuerda…

Esto es completamente normal, pues estamos hablando de dos personas que están tratando de adaptarse al otro, y esto lleva tiempo y paciencia.

Pasada esta fase, también hay etapas en que las peleas pueden estar más presentes, como por ejemplo, en el caso de las chicas, los días en que tienen su ciclo menstrual.

También suelen producirse estas peleas si alguno de los dos pasa por una fase de estrés o agotamiento a causa del trabajo.

Para saber más sobre los efectos del estrés en la relación, lee el texto de healthymarriageinfo.org, ¡seguro te interesará!

Nada de esto es malo pero…

Lo que sí puede estar entre los hábitos que afectan seriamente tu relación, y que es muy poco saludable para ambos, es que se convierta en una rutina pelear y no se supere esta etapa o los problemas que vayan surgiendo en el camino.

Así que si tú o tu chico son de los que les gusta estar buscando hasta el motivo más insignificante para una discusión, ¡detente de inmediato!

Aprende rápidamente cómo dejar de pelear con mi novio.

La tolerancia y la aceptación del otro quizá puedan darte las claves.

De lo contrario, con mucha paciencia, cuenta siempre hasta 10 antes de entrar en una discusión, ¡ese es mi consejo!

  1. ¿Mentir o decir toda la verdad?

Cosas que perjudican tu relación

Y aquí está una de las cosas que perjudican tu relación si te descuidas demasiado: las mentiras.

Quizás en este momento piensas que nunca le mientes a tu pareja.

Bien, reflexionemos un poco.

Es lógico que alguna que otra vez le digas una “mentirilla piadosa” a tu chico, es como un instinto natural de autopreservación.

Piensa un momento, y responde sinceramente:

  • ¿Te has ido de compras alguna vez y has gastado más de lo que debías para luego decirle que solo eran cosas necesarias?
  • ¿Has pasado frente a una tienda y al entrar has comprado algo que te gusta mucho y lo has dejado pasar, no lo has dicho, aunque estén ahorrando dinero para algo importante?
  • ¿Alguna vez en tu trabajo ha coqueteado contigo algún chico y tú has seguido ese flirteo y, por supuesto, no le has dicho a tu pareja?
  • ¿Al comprar alguna cosa o comer en algún lugar sola o con amigas has coqueteado con el dependiente o el chico que te atiende?
  • ¿Cuando estás con tus amigas has hablado de otros chicos muy guapos que pasan cerca?
  • ¿Le has ocultado algo que haya hecho o dicho su mamá y que no te haya gustado nada?

Entonces, después de reflexionar por segunda vez responde: ¿le has mentido a tu chico alguna vez?

No es malo que en ocasiones no le digas toda la verdad, pero entre las cosas que perjudican tu relación de pareja se encuentra el engaño, la traición y la mentira como recurso para lastimar o no respetar a esa persona que está a tu lado.

No permitas que esto llegue a límites que no puedas controlar, que se convierta en tu modo de vida y en algo repetitivo en tu relación.

No olvides que…

No hay nada más hermoso que una relación de pareja basada en la sinceridad y la transparencia, aunque eso no signifique que le cuentes todo.

Si tienes problemas con este asunto con tu chico, deberías averiguar por qué los hombres mienten y cómo saber la verdad para que encuentres una solución.

  1. Falta de comunicación

Situaciones que dañan tus relaciones afectivas

 

Y si seguimos por el mismo camino, puedo decirte que las mentiras a veces surgen en una pareja porque no encuentran la ruta indicada para hablar claro con el otro.

De esta forma, nos escudamos en cosas que no decimos e inventamos otras para salir airosos de una discusión o para no tocar un tema complicado.

Esto es un error de los más grandes y, sin lugar a dudas, puede ser una de las peores cosas que perjudican tu relación.

¿Qué hacer para mejorar la comunicación?

En pareja hay que saber dialogar, discutir y conversar aun de los temas más complicados o dolorosos para ambos.

Expresar cómo nos sentimos con respecto a algo que haya sucedido puede ser la clave para una relación larga y feliz.

Hay que saber hablar en el momento oportuno y utilizando las palabras correctas, sin alterarnos o insultar, para que el otro entienda qué queremos decirle o transmitirle y no interprete nada de manera errónea.

Una pelea muy acalorada no es el contexto indicado para que solucionen las cosas tu chico y tú, porque normalmente esto solo empeora la situación en vez de mejorar.

Sin embargo, pasado un rato, con la cabeza fría y ya más tranquilos, pueden hablar relajadamente de los problemas que afectan a cada uno y tratar de solucionarlos de la mejor manera posible.

Consejito extra

En el plano de la comunicación en pareja es importantísimo que sepan expresar los sentimientos que tienen por el otro de una manera “entendible”.

Tu chico no sabrá nunca que lo amas si no se lo dices al menos una vez, si no se lo logras demostrar.

Así que si ambos son poco cariñosos o les cuesta expresar el amor que se tienen, deben trabajar en ello con mucha fuerza, por el bien de una relación sana y feliz.

Te invito, además, a cosultar el artículo de revistas.unam.mx para que descubras los componentes esenciales de una relación de pareja.

  1. Problemas en la intimidad

Problemas comunes de pareja

Y si de comunicación se trata, aquí está el punto frágil en muchas parejas que no saben hablar de lo que les pasa: la intimidad.

Son innumerables las relaciones que fracasan por el solo hecho de no entenderse en este aspecto.

A veces la conexión es mágica en todos los demás planos del noviazgo, pero cuando llega la hora de hacer el amor no hay química suficiente y todo se desmorona.

¿Será un problema de química o de entendimiento?

Te lo ejemplifico con una historia sencilla de un amigo mío.

La historia de amor

Mi amigo conoció a una chica y de inmediato le gustó mucho. Ella también se sentía muy atraída por él.

Coincidían en lugares comunes, les gustaban las mismas cosas, tenían ideas muy similares sobre la vida y proyectos futuros en común.

Comenzaron una bonita amistad y después un noviazgo que era digno de una novela de amor.

Él era todo detalle y romance. Le mandaba flores al trabajo, le dejaba una postal sorpresa al abrir la puerta de su casa, le recitaba poemas y le dedicaba canciones en la radio.

Los paseos a la luz de la luna o a la orilla del mar siempre estaban acompañados de la conversación más amena y a la vez íntima entre los dos.

Ella era toda delicadeza. Se arreglaba el pelo para agradarle, y él lo notaba. Usaba un perfume de una fragancia sutil que él adoraba. Sonreía y era como ver abrirse las puertas del mismísimo paraíso.

Todo iba perfecto. Mi amigo respetaba a su chica y nunca ninguno de los dos se sintió presionado por el otro a tener relaciones sexuales o a ninguna otra cosa en su relación.

¿Qué pasó después?

El primer encuentro sexual entre los dos ocurrió cuando ambos lo deseaban, en el espacio más romántico que él preparó como obsequio para ella: no faltaban las velas, la luz era tenue, la fragancia de las rosas recién regaladas inundaba el lugar y la música era como una suave caricia al oído.

Todo parecía perfecto.

Después de esta primera vez vinieron muchas más, por supuesto, y todo era plenamente satisfactorio… al menos así pensaba mi amigo en ese momento.

Después de un tiempo comenzaron a discutir.

Ella ya no deseaba verlo con tanta frecuencia y cuando se veían evitaba, en algunas ocasiones, intimar con él, y después lo evitaba siempre que podía.

Las justificaciones eran incontables y repetidas.

Mi amigo llegó a pensar que ella lo traicionaba con alguien más.

Esta idea lo ponía irascible y a la vez le hacía mucho daño.

Se separaron, después de muchas peleas y malos entendidos sin aclarar.

¿Cómo concluye la historia?

Pasados unos días, y sin aguantar la ausencia del otro, ambos pactaron un encuentro.

La reconciliación vino de inmediato, pero antes conversaron largamente.

Aquella chica no lo había traicionado.

Lo único que pasaba era que tenía problemas para alcanzar el orgasmo cuando estaba con él, y de hecho nunca había tenido una relación completamente satisfactoria con mi amigo.

Por supuesto, como nunca habían hablado de este asunto, él ni siquiera se había dado por enterado.

Pensaba que todo iba bien.

Pero esta situación fue acumulándose en ella hasta llegar al punto de la separación.

¿Tuvieron un final feliz?

Les faltaba tiempo y conocimiento del otro.

Esto es indudable que lo fueron ganando con la comunicación y, sin duda, con la práctica, porque todavía están juntos, y de esta historia que te cuento hace ya muchos años.

La enseñanza de la historia

Tu chico y tú pueden ser expertos en materia de la intimidad, pero para que este aspecto funcione bien, deben aprender a utilizar todo esto en función del otro.

Cada persona es diferente, y en materia de intimidad también.

Ambos miembros de la pareja deben aprender a ser el amante perfecto del otro, con lo que mejor funcione para ella o él específicamente.

Tiene que darse tiempo para conocerse, para sentir, y tienen que hablarlo porque la otra persona no lo sabrá si no se lo dices.

Una ayudita muy útil para empezar, la tendrás si aprendes cómo hacer el amor a un hombre.

Recuerda…

También puedes usar nuestro increíble Método del Deseo Magnético que te ofrecerá técnicas sencillas y efectivas para conocer, en sentido general, lo que le gusta a los hombres.

Por supuesto, debes ir probando qué funciona con tu chico.

  1. Actitudes que perjudican tu relación: malditos celos

Actitudes que perjudican tu relación

 

Y llega el turno de uno de los top en la lista de cosas que perjudican tu relación: los celos.

Pero, ¿son malos los celos en una pareja?, ¿se puede lograr un matrimonio duradero sin que exista ni siquiera un poquitín de celos en algún momento?

Bien, vamos por partes.

Los celos no son malos pero, como todo en la vida, hay que evitar los excesos.

Una cosa es celar a tu pareja como muestra cariñosa de que no quieres que esté con nadie más que contigo, o por temor a perderlo y que prefiera a otra chica.

Ahora, es muy distinto sentir celos enfermizos que lleguen al punto de creer que el otro es tu posesión o pertenencia, y por ello no puede siquiera mirar a su alrededor o hablar con alguien del sexo opuesto que pueda significar competencia para ti.

No olvides que..

Nadie pertenece a nadie, y es bueno que entiendas eso cuanto antes.

Que una persona sea tu pareja no significa que está atado a ti o que no puede relacionarse con su mundo alrededor.

El hecho de que tu chico hable, se ría, disfrute y se divierta con la compañía de otros y otras no quiere decir que te esté traicionando.

Por supuesto, no te quiero decir con esto que apagues por completo tu alarma y dejes que cualquier otra quiera acercarse más allá de lo que permite una amistad.

Pero tampoco debes poner cámaras de vigilancia y micrófonos escondidos por todas partes, la paranoia no es saludable.

¿Cómo lidiar con los celos?

Aprende a superar los celos si son un problema para ti.

Una vez más, conversa con tu chico, dialoga sobre lo que te preocupa o te inquieta y hazle saber cómo te sientes al respecto.

Si es tu chico quien tiene problemas con los celos, debes conversar mucho con él.

La confianza mutua puede ser tu mejor aliada pero, por supuesto, debes actuar en consecuencia con esto y darle muestras de que puede estar seguro de ti y de lo que sientes por él.

Si andas coqueteando con otros hombres, incluso cuando él está presente, si lo menosprecias, si hablas constantemente de tu ex, ¿cómo crees que se sentirá tu chico?

Lo más seguro es que su autoestima baje de forma precipitada y que comience a dudar de sí mismo: causa fundamental de los celos enfermizos.

Por si acaso, y para evitar cosas que matan tu relación, consulta qué hacer si tu novio es celoso.

  1. Monotonía y rutinas cotidianas

Cómo superar una crisis de pareja

Ante todo debo alertarte sobre estos dos términos y lo que significan, pues generalmente se interpretan de manera errónea o se les da a los dos el mismo tratamiento.

Rutina y monotonía son dos cosas que se suelen asociar con aspectos negativos en una pareja, pero hay que saber diferenciar algunos puntos.

Para explicarte mejor, en una pareja es completamente normal que existan rutinas diarias, sobre todo si viven juntos.

De no ser así, sería todo un caos.

Además es casi imposible hacer algo diferente cada día si para empezar, como seres humanos, necesitamos, de hecho, rutinas para nuestra subsistencia.

La alimentación, el aseo personal y el descanso ya son actos cotidianos y hasta monótonos que necesitamos hacer con frecuencia diaria, o más de una vez al día.

En pareja, también pueden tener sus propias rutinas, sin que esto signifique algo malo o sea de las cosas que perjudican tu relación.

Rutinas que refuerzan el vínculo afectivo

  • Levantarse todos los días juntos o a la misma hora.
  • Levantarse uno más temprano e ir preparando el desayuno para los dos.
  • Irse a dormir juntos, a la misma hora.
  • Bañarse juntos.
  • Cenar juntos.
  • Ir al gimnasio juntos.
  • Preparar la cena divididos, mientras uno cocina, el otro friega o sirve de ayudante.
  • Dar una caminata o un paseo nocturno todos los días.
  • Ir a visitar a algún familiar o salir a un lugar específico cada semana.
  • Tener una noche de cine en casa a la semana.
  • Hacer las compras juntos.

Podrían ser muchas más las opciones dependiendo de cada pareja en particular.

Como ves, entonces, nada de esto es malo o nocivo para la pareja, sino incluso necesario.

Estas son las rutinas de pareja, pero las rutinas “buenas” que no afectan la relación.

Rutinas poco saludables en pareja

Ahora, cuando hablamos de caer en “la rutina”, en hacer de la vida en pareja algo monótono y aburrido, en que cada día sea igual al anterior, ¡aquí sí hay cosas que perjudican tu relación!

Esto tiene que ver con dejar las cosas inamovibles mucho tiempo y pensar que el otro estará para siempre a tu lado, sin importar si te esfuerzas o no por mantenerlo feliz y enamorado.

Piensa en el amor, es como una delicada planta. La siembras en una maceta, la riegas cada día y la cuidas con todo tu empeño.

Puede que por un día o dos, en que estés muy ocupada con la vida diaria, dejes de regarla y no pase casi nada.

Pero si esto se vuelve frecuente, la planta se debilita, se va marchitando y, finalmente, sin poder evitarlo, aunque le eches el mejor fertilizante, se muere.

No olvides…

Debes esforzarte cada día por esa persona que tienes a tu lado y que quieres que esté contigo por mucho tiempo.

Hagan cosas juntos, dedíquense tiempo para los dos, mímense y quiéranse, sorprendan al otro aunque no sea una fecha especial, cumplan sueños juntos, ¡esas son las claves para una relación duradera!

Aprende sin demoras cómo evitar la monotonía en una relación para que nunca falte la chispa en tu pareja y tu amor florezca radiante cada mañana.

Consejito final

Recuerda que pueden haber muchas cosas que perjudican tu relación, pero lo importante es saber identificarlas y eliminarlas a tiempo, para que no crezcan como las malas hierbas en un jardín.

Ten presente estas que te he dejado aquí y no olvides estar pendiente de estos 5 problemas comunes de pareja

 

 


Pin It on Pinterest

Share This